¡Las últimas noticias!

Windows 10: El Explorador de Archivos

Comparte este post

Accediendo al Explorador

Quizás la primera impresión es lo que resulta ser, desde hace unos años, una tendencia minimalista impuesta por algún sector “marketinero”, y que le jugó muy en contra a Windows 8: la supresión de elementos que hasta Windows 7 estábamos acostumbrados.
El Explorador está por default “anclado” a la barra de tareas como primer y única opción de acceso directo.
Aquella suerte de atajo al explorador ingresando a “Equipo” no está predeterminada en el escritorio, aunque sí lo está en el resurgido “Menú Inicio”.

Y acá está la primera trampa: créanme que, si a nosotros como usuarios avanzados de Windows nos sorprendió, imaginen al usuario promedio…

El desafío es abrir dos ventanas del explorador al mismo tiempo: una vez abierto en cualquier carpeta, a través de cualquier método, si lo intentamos abrir nuevamente sin cerrar el primero, tenemos nuestro primer dolor de cabeza.
Si solamente conocemos el método a través de la barra de tareas, una vez ejecutado, el ícono desaparece…
Tenemos a mano, como siempre, las hotkeys, siendo “Win + E” una alternativa fácil de aprender y que podemos ejecutar con la mano izquierda sin problemas.
Aunque, mi favorita es presionar el scroll del mouse, o más conocida como “la ruedita” sobre el explorador ya abierto en la barra de tareas.
Este último método es una función de Windows, no propia del explorador, bastante útil para los usuarios que no utilizan hotkeys y vienen de Windows XP/7.

La Interfaz

El rol como explorador de archivos sigue intacto, aunque funcionalmente suma mucho a través de detalles que pueden resultar invasivos a la vista.
Rápidamente nos damos cuenta que Windows permanece firme en la tendencia de reducir los menús y familiarizarnos con sus cintas.

En el margen izquierdo contamos con el árbol jerárquico de carpetas llamado “Panel de Navegación”, divididos en grupos con solo dos opciones nuevas: Acceso Rápido y One Drive.
En el borde superior se establece un único menú “Archivo” y las dinámicas Cintas: serán en un principio, “Inicio”, “Compartir” y “Vista”.
En una esquina, rogando espacio, la barra de búsqueda.

No podemos hablar de una interfaz fija ya que, la misma se ve afectada por las distintas funciones, numerosas y dinámicas.
Así es que pasamos directamente a revisar las distintas funciones y el efecto directo que tienen sobre la visual de la ventana.

Acceso Rápido

Es el “Home” del explorador, combina dos grupos: “Carpetas Frecuentes” y “Archivos Recientes”. El nombre de cada grupo es bastante descriptivo.
En un principio puede resultar cómodo, pero con unas horas de uso de la PC donde el número de Archivos y Carpetas en ambos grupos crece, se transforma en tedioso y lo que era de rápido acceso es ahora inútil.

expl2

Observar que en el Panel de Navegación también figurarán esas carpetas frecuentes, sumadas a las que están “ancladas” (fijas).
Las carpetas ancladas al Acceso Rápido, figuran con el ícono del broche (pin en inglés).
Podremos anclar carpetas a gusto, abriendo el menú contextual sobre la carpeta y presionando “Anclar al Acceso Rápido”, de la misma forma pueden ser removidas del grupo con la opción “Desanclar del Acceso Rápido”.

También se pueden remover las Carpetas y Archivos frecuentes de cada grupo que queramos, pero aquí hay una trampita: si removemos algún ítem de un grupo, vendrá otro frecuente y lo reemplazará. Al parecer funciona como una especie de “Cola” o historial. Para eliminarlos, lo hacemos también a través del menú contextual con “Eliminar del Acceso Rápido”.

La primera ventana que mostrará el Explorador de Archivos de manera predeterminada es “Acceso Rápido”. Si preferimos que se abra en “Equipo”, vamos a “Archivo” y presionamos “Cambiar Opciones de Carpeta y Búsqueda” y en la pestaña “General” se ubica la opción “Abrir el Explorador de Archivos en”.

[huge_it_slider id=»35″]

También encontramos las opciones de deshabilitar los frecuentes del Acceso Rápido, en la misma pestaña “General”.

One Drive

One Drive es el sistema gratuito de almacenamiento en “La Nube” de la que tanto escuchamos hablar estos últimos años, de Microsoft. Compitiendo así directamente con Google Drive, Dropbox, entre otros.

Inmediatamente al hacer clic sobre “One Drive” en el “Panel de Navegación”, si no lo hemos configurado aún, nos pide iniciar sesión con nuestra cuenta de Outlook, ex Hotmail.
Los pasos de sincronización son sencillos e intuitivos:

  • Ingresar correo y contraseña.
  • Cambiar ubicación de la carpeta One Drive si lo deseamos.
  • Seleccionar los archivos y carpetas a sincronizar.

[huge_it_slider id=»34″]

Para subir algo a la nube, lo único que hacemos es copiar o mover directamente el archivo desde la carpeta hacia One Drive, desde el Panel de Navegación.

Luego de finalizar la configuración Windows 10 nos escupe una pequeña presentación, a través de Microsoft Edge, y comenzará la sincronización del contenido.

Encontramos muy útil la opción de sincronizar los screenshots de forma automática con la cuenta. ¿Cómo? Eso mismo. La primera vez que tomemos un screenshot, One Drive nos preguntará si queremos sincronizar las capturas automáticamente.

[huge_it_slider id=»36″]

De estar habilitada esta opción, con solo tocar la tecla Imprimir Pantalla (ImprPant PetSis 😛 ) W10 nos avisa que se guardó correctamente con una típica notificación emergente, y como vemos, se guarda en “Capturas de Pantalla” dentro de “Imágenes” de One Drive.

Siempre podremos deshabilitar esta función desde la configuración de One Drive, en la pestaña “Guardado Automático.”

La Cinta

La sobrecargada cinta seguramente resultará bastante molesta. Aunque podemos rescatar algunas funciones interesantes.
Su principal objetivo no es más que brindarnos una alternativa a los menús y las hotkeys, logrando así una redundancia de las formas que podemos hacer algo.
Es dinámica: tiene opciones fijas, como la clásica “Archivo”, y botones que van y vienen según el tipo de archivo que tengamos seleccionado.

Me animo a decir que todos los que están leyendo tienen una cuenta de mail.
Al seleccionar un archivo, podemos enviarlo como adjunto por correo, en un par de pasos.
Acá tenemos algunas opciones: configurar una cuenta con el asistente de W10, o a través de un cliente de correo.
Al seleccionar el archivo, hacemos clic en la pestaña “Compartir”, y luego en el botón del mismo nombre. Un menú a la derecha asomará el cuello y le damos a “Correo”, luego en “Agregar Cuenta” y elegimos la nuestra.
Ingresamos lo típico: mail y contraseña, aceptando que Microsoft nos espíe hasta las bolainas.
Y listo, se nos abrirá el correo con el adjunto listo para enviar, por supuesto no tenemos que configurar esto siempre, ya queda guardado.
Sí: Bill Gates prefiere Gmail.

[huge_it_slider id=»37″]

Esta opción puede ser un poco lenta y carece de opciones básicas. Solo nos va a sacar del apuro para enviar un mail con un adjunto y un texto muy simple.

Si tenemos un cliente de correo (software) como Outlook, esto será más rápido y práctico.
En mi caso, tengo configurado Outlook 2016 con una cuenta de Gmail.

[huge_it_slider id=»38″]

No será la opción Compartir que piquemos esta vez, sino la de al lado “Correo Electrónico”.
Eso es todo: se abre nuestro cliente de correo con un nuevo correo y el adjunto, ¡esa partida de The Witcher III que tanto queremos compartir!

Otra función súper interesante es la de ejecutar una ventana o varias, en un nuevo proceso de explorer.exe
Todos sabemos lo estable que es Windows (…), y al parecer sus directivos lo saben…por eso decidieron no corregir los problemas, sino que podamos hacer “la gran Chrome”. Así como el navegador de Google ejecuta cada pestaña en un proceso separado, evitando dolores de cabeza por si se cuelga alguna, W10 nos permite ejecutar ventanas en procesos distintos.
A lo práctico: abrimos una ventana de explorador, en la carpeta «images1″, por ejemplo.
Observamos en el Administrador de Tareas el proceso, y si vamos a detalles, veremos el Explorer.exe de siempre.
Vamos a “Archivo”, “Abrir nueva ventana” y “Abrir nueva ventana en nuevo proceso”. Desde esta nueva ventana vamos a otra carpeta, simplemente una distinta a la que estaba abierta.

Comprobamos, desde el Administrador De Tareas, que ambas carpetas corren bajo su propio proceso explorer.exe.

[huge_it_slider id=»39»]

Videojuegos y películas: una relación de inspiración mutua
La industria del entretenimiento siempre nos brinda un notable catálogo...
¿Quién es el fabricante de nuestra fuente de poder?
La mayoría lo sabe, pero todavía hay muchas personas que...
Recopilación: Teclas para acceder a la BIOS/UEFI
El otro día nos tocó acceder a la BIOS de...
Review Remo Recover – Programa para recuperar archivos eliminados en SSD’s
Introducción La perdida de datos es un problema muy importante...

Telegram de Info Cero

Únete a nuestro Telegram para estar al tanto de todas las noticias